EL FIN DE LOS TIEMPOS

Poesías, relatos, cine, música... Mi jardín en medio de este apocalipsis (grupo EFDLT)

jueves, 18 de agosto de 2016

viernes, 12 de agosto de 2016

Blas Infante "padre de la Patria Andaluza"

Ayer hizo 80 años del asesinato de Blas Infante, 

"Padre de la Patria Andaluza"


¡Viva Andalucía libre!




viernes, 5 de agosto de 2016

Rocío Molina

Impresionante y transgresora Rocío Molina con su "Impulso" en el Teatro Nacional de Chaillot (París, 1 de junio de 2016)



martes, 26 de julio de 2016

¿Qué seremos?

¿Qué seremos cuando seamos definitivamente nosotros? Una armónica filosofía fruto de una mente sin recato ni medida, o un hermoso y vil engendro resultado de la metamorfosis de nuestros instintos de supervivencia 


miércoles, 13 de julio de 2016

A partir de ti

...A partir de ti eclosioné en quizá,
en tal vez, y todo obtuvo ante mí el
color que te mereces, la posibilidad
de existir y de ser alcanzado.

A partir de ti doy gracias por ser
quien soy y no importarme en

absoluto si alguna vez te he merecido...


martes, 12 de julio de 2016

La esperanza

He de confesaros que deambulo por un horizonte de sucesos donde no hay marcha atrás; que asgo delicadamente seres abisales en el abismo de Challenger; que la iniquidad que el hombre puede llegar a exhibir me subyuga; pero que alguien de vosotros lo comparta me esperanza...


jueves, 7 de julio de 2016

Lola (V)

Una mañana fría tomando el primer café de la jornada, mirando absorta entre los árboles de los jardines de Murillo los pináculos en honor al viento de la universidad —fue entre aquellos centenarios muros donde sus sueños empezaron a tener claro lo que ahora se encuentra oscureciendo su cielo—, entró en el bar un compañero de facultad con el que compartió los últimos tres años de carrera y que, sin embargo, apenas había entablado más de tres o cuatro conversaciones siempre sobre literatura o gramática pero que, era ese tipo de persona por la que sientes algo irracionalmente adictivo y que culmina cuando coinciden las miradas y confirmando la reciprocidad de la sensación de embargo, una especie de empatía sincronizada rodeaba cada gesto, cada sonrisa que parecían destinadas a encontrarse sin remedio en una dimensión desconocida, en uno de tantos mundos alternativos o paralelos donde podríamos desarrollar un alma ubicua con increíbles experiencias… Se imaginan viviendo cinco relaciones a la vez —aunque llegara irremediablemente el momento en que tuviésemos que elegir—, estudiando cinco carreras simultáneamente —no me pregunten por qué fantaseaba siempre con el número cinco—, provocando situaciones límites, manteniendo decisiones en principio descartables, probar, intentar, aventurarse y soñar por quintuplicado. Todo a favor de encontrar la armonía por la que deambula, tan errante como esquiva ahora, nuestra felicidad.   




lunes, 4 de julio de 2016

Quererte (entre paréntesis) (VII)

Somos lo que somos porque tememos perder lo escasamente logrado (lo que deseábamos, lo que nos gustaría que llegara, lo que rozamos algunos días cada vez más espaciados)
Nuestro potencial más íntimo jamás fue liberado (sería un buen epitafio colectivo para presidir cementerios):

todos esos besos a lugares vírgenes o recónditos sostenidos; las palabras sospechosas rezumándonos inauditas; el saber que nos reclama huyendo en estampida entre desidia y antenas; el noventa por ciento de la mente dándonos la espalda por… (mucho me temo que la respuesta a esto último está resuelta en ese abrumador porcentaje que nos tara)


jueves, 30 de junio de 2016

Capítulo II. Gumersindo el porquero

Como todas las mañanas el perro del porquero entraba con autoridad y desparpajo al patio del cortijo precediendo a su dueño. Accedía a través de la puerta trasera de una antigua cuadra, cuyo uso había quedado relegado a almacén de suciedad y oasis de porquerías, madriguera de todo tipo de roedores, reptiles e insectos, y museo arqueológico para una multitud de aperos de labranza olvidados.
Era un animal descomunal, con modales compulsivos y unas fauces más propias de un cocodrilo gigante del Nilo. Se rumoreaba que nunca había atacado a ningún ser humano, pero nadie someramente sapiens se permitía el lujo de no perseguir el misterio de su trote cochinero mientras merodease a su alcance, con opciones matemáticas de sorprenderle. Incluso con su amo presente, imponiéndole cordura con su presencia venerable y sosegada, la mayoría seguíamos de reojo el deambular de ese animal casi mitológico.
Buenos días señores, dijo Gumersindo llegando a la estela difuminada y sobrenatural de su perro. Buenos días tenga usted, contestaron al unísono el maestro cocedor de aceitunas y el almacenero.  Después del ineludible saludo siempre quedaba en el rostro del porquero una expresión de niño travieso que estaba a punto de desvelar a su pandilla un fantástico secreto: he visto a escondidas a mi vecina de veinte años, estaba desnuda en la bañera, está muy buena pero algo loca porque se decía a sí misma como una poseída; sigue sigue, así así, mientras el agua rebosaba como hirviendo, y las olas en todas direcciones emitían quejas de espectros lamentándose.
Sin embargo sus historias nunca versaron sobre sexo, política, metafísica, o la erótica del poder. Esa sonrisa de pícaro adolescente escondía simplemente una innata predisposición anímica a revelar...



martes, 28 de junio de 2016

Lola (IV)

Otro inconveniente que lo hacía todo más difícil era no tener la más mínima referencia, un ejemplo a seguir entre sus familiares, amigas o conocidos. No envidiaba ninguna relación que conociera o hubiese conocido. En cierto modo era como desear encontrar a Jesucristo, un acto de fe que sólo había visto en las películas y leído en los libros, santos o no. No dudaba de la existencia de parejas felices, incluso conocía algunas pero, por alguna cosa o por todo, tenía muy claro que no era eso lo que ella estaba buscando. Aunque fuese incapaz de describir lo que tanto ansiaba estaba segura de identificarlo llegado el momento.  

lunes, 27 de junio de 2016

De cómo y cuándo supe el porqué

De nuevo entra Eva en el dormitorio en busca de quién sabe qué…

EVA.- Ya has hecho la cama, qué rapidez, pensaba ayudarte.

JUAN.- Sí, es que me ha echado una mano mi madre mientras discutíamos.

EVA.- Tu madre, la pobre, ya te ayudó bastante en vida, déjala descansar.

EVA.- Bueno, voy a poner una lavadora.

JUAN.- Espera, ¿qué voy haciendo yo?

EVA.- Lo que quieras, todo está disponible, no hay una parte de la casa que no necesite una mejora de sus condiciones actuales de ostracismo.

JUAN.- Antes no eras tan graciosa.

EVA.- Considéralo un daño colateral causa de la convivencia contigo.

JUAN.- Anda. ¡Qué arte miarma! Creo que le quitaré el polvo al cuarto del ordenador.

EVA.- De acuerdo pero, te recuerdo que no se limpia con el ratón.

JUAN.- Daños colaterales, guapa…

Eva baja las escaleras en busca de la lavadora, que está en el patio.

JUAN.- (soliloquio) “Pensaba ayudarte”, dice. Mientras tanto, seguro que ya había pensando la nueva tarea que me iba a asignar.
Bien, empezaré por el ordenador. Un poco de música me ayudará a sobrellevar este viacrucis. Antes veré el correo. Un momento, ¿se habrá estrenado aquella película sobre los sueños? Mejor lo dejo todo antes de que la jefa pase revista. Bueno, tan sólo poner los caprichos de Paganini para intentar que la velocidad y la eficacia me invadan


jueves, 23 de junio de 2016

La historia más triste de la historia (fragmento)

Jamás olvidaré esa breve falda negra que se ceñía a su cintura y a sus piernas como la arritmia a mi sangre de resucitado a la belleza. Esa justa compresión que ejercía la ropa sobre sus formas hacía de su cuerpo un arma de seducción masiva. Era fácil imaginar la complejidad que tendría la naturaleza para repetir ante mí esa misma proporción de tristeza, voluptuosidad y misterios que continuamente se amasaban en María, y que hacía retroceder a mis órganos y músculos como preparándose para saltar sobre una remota posibilidad: esa que ahora mismo pasaba ante mí, dejando las llaves junto a mis manos y dirigiéndome un tímido, —hasta luego—. Con la delicadeza y la premura de un ángel con las alas raídas, a punto del quebranto. 



martes, 21 de junio de 2016

Quererte (entre paréntesis) (VI)

¿Querer o no querer? Esa debería haber sido la cuestión (para toda persona decidida a completar su vacío cuanto menos con afectos medio llenos).
Querer tendría que ser un sentimiento opcional (sin él, aunque inconclusos, deberíamos tener la posibilidad de alcanzar una felicidad notable, ajeno a lo que sería la excelencia de poseer una matrícula como amador)
Querer como un Dios protector, como una meta invisible que llega en respuesta a nuestra fe en amar y en ser amado sin cesar…




viernes, 17 de junio de 2016

Quererte (entre paréntesis) (V)

…Qué más da como continúe si nada ni nadie aquí (incluidos ustedes) tiene intención alguna de hacer algo al respecto (con intención me refiero a deseo, lo contrario de continuar respirando). Está claro (no sé entonces el síndrome este de aclararlo todo como si fuésemos idiotas)
No cejaré jamás en mi empeño de hacer lo que desee (al menos en este plano o disciplina), o sí, todo es cuestión de tiempo y circunstancias.
Quererte, esa era y es la cuestión que ni Romeo, Julieta, La Celestina, Horacio, la Maga, Karenina ni Bovary supieron dilucidar (si plumas tan clarividentes no lo lograron que pueden esperar de mí, sobre todo ahora)
La tragedia de querer es ser una necesidad que no se puede satisfacer ni compartir

Cuando ni con quien quieras (un sentimiento individual que necesita la complicidad de alguien no deja de poderse convertir en un soplo en tragedia)… 


jueves, 16 de junio de 2016

Amy Winehouse

Si hay un más allá es normal que la reclamasen aun tan joven.

Una vez más, Amy



miércoles, 15 de junio de 2016

La historia más triste de la historia (Fragmento)

...Uno de los dos curas del pueblo, el veterano Padre Jesús, salió de la iglesia principal mirando atónito hacia todas direcciones buscando una explicación más o menos razonable para lo que estaba sucediendo hasta que, a lo lejos, pudo reconocer a María meciéndose tranquilamente en su balcón mientras el resto de criaturas del pueblo parecían huir de la muerte que sería permanecer quietos y en silencio. El padre avanzaba entre la gente sin contestar las preguntas que los vecinos le hacían sobre el porqué de aquella situación, se dirigía en línea recta a la casa de María, sin apartar un segundo la mirada del balcón, parecía estar buscando una señal inequívoca que aclarase aquel acontecimiento casi apocalíptico. La gente empezó a observar a Don Jesús, parece que su fijación abrió en ellos un resquicio para la esperanza, se fueron deteniendo poco a poco y un expectante murmullo empezó a imponerse en el silencio absoluto de la noche iluminada, el cura se adentró en un pequeño parque que se interponía entre la calle principal y la casa de mi musa. Todo el mundo estaba pendiente del inminente encuentro entre el párroco y María, como si se tratase de una rivalidad ancestral y divina que no tuviese otra forma de dirimirse que con una lucha a vida o muerte...


martes, 14 de junio de 2016

La causa de la belleza

,,,Al fin caes en la histeria del hambre;
y devoras y deshaces, y formas parte
de cada átomo que sucumbe, de cada
imagen sagrada que se erige.
Al fin somos la causa de toda la belleza,

el porqué de los dioses...


Fragmento del poema "La causa de la belleza"
de Antonio Ruiz Bonilla (2008)

lunes, 13 de junio de 2016

David Garrett-La campanella-Paganini

David Garrett interpretando La campanella del gran Paganini, que según cuentan las crónicas del siglo XVIII tenía un pacto con el diablo para poder alcanzar tal grado de virtuosismo y originalidad, eso ligado a su aspecto tenebroso convirtió a este maestro genovés en el mito que es. Solo les queda disfrutar...


Related Posts with Thumbnails